Srebrenica-mainEl Festival de Cine de Sarajevo se fundó en 1995, en plena guerra de los Balcanes, con el fin de distraer a la población durante el largo asedio que sufrió la ciudad desde 1992. Hoy, veinte años más tarde, encontramos un festival diferente, en donde la guerra es ahora protagonista, a través de una decenas de documentales y largometrajes que sirven de catarsis del drama vivido.

Sortear el tema de la guerra en Bosnia es aun hoy difícil, pero quizás sería útil en la reparación del país, que el cine ayudase a  reflejarnos lo que somos hoy. Este retrato actual es especialmente interesante en sociedades en reconstrucción como la yugoslava, necesitada de trascender el horror y la oscuridad, a la búsqueda de referentes que aborden también sus problemas y retos contemporáneos.

Paradójicamente, pese a que rememorar la guerra duela, los yugoslavos han hecho de su historia bélica su principal atractivo turístico, especialmente significativo en capitales como Sarajevo, Belgrado o Mostar donde los souvenirs y las visitas guiadas tienen la guerra como ingrediente principal. Ante esta situación, uno se pregunta qué ven los bosnios, los serbios o los croatas cuando se miran hoy día. El recuerdo de la Yugoslavia de Tito contrasta con las dificultades de una población que desea “ser europea” a la que la falta de empleo obliga a emigrar o vivir en situaciones precarias.

Hoy, la exYugoslavia vive un nuevo reto, el ser la anteasala de Europa para miles de emigrantes sirios y afganos. Aunque aun no hay documentales ni largometrajes que lo muestren, se están convirtiendo sin quererlo en parapeto del éxodo masivo hacia Centroeuropa frente a las políticas insolidarias de la EU. El volumen de emigrantes que duerme cada noche enKOC12 BELGRADO (SERBIA), 07/08/2015.- Numerosos inmigrantes sirios, paquistaníes y afganos, descansan antes de partir desde Serbia a distintos países de la Unión Europea, en Belgrado, Serbia, hoy, 7 de agosto de 2015. Europa está desde hace semanas en vilo por la crisis de la inmigración, con los inmigrantes que intentan cruzar el Eurotunel, por una parte; y aquellos que tratan de atravesar el Mediterráneo y desembarcar en Italia y Grecia, principalmente. EFE/KOCA SULEJMANOVIC parques o parkings de la ciudades yugoslavas no deja de crecer, desafiando las capacidades humanitarias de unos países que ya tienen en su propia consolidación y redefinición suficientes retos como para convertirse en campos de refugiados.

¿Se trata de una macabra casualidad, o los Balcanes son, por alguna razón, el escenario elegido de los mayores conflictos internacionales del último siglo?

No hay comentarios

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.

Deja un comentario